Publicado: 15 de Marzo de 2018

Consejos para la Primavera

Después del invierno, temporada de recogimiento y de arraigo, la primavera trae un aumento de la energía, que puede incluso provocar agitación y enfado si no somos capaces de canalizarla. Es una estación de crecimiento, movilidad, dinamismo, toma de decisiones y realización de proyectos.

En la primavera, la energía yang asciende, y la energía yin desciende. Viene lo nuevo. El movimiento de la naturaleza es vigoroso, las plantas salen de la tierra, la savia sube en los árboles, la naturaleza se despierta.  En el ser humano, pasa algo parecido. El órgano más afectado por este movimiento es el hígado, cuya estación es la primavera. Volvemos a tener necesidad de salir, hay ganas de una gran limpieza; es el momento idóneo para empezar nuevos proyectos y volver a nuestras actividades en el exterior.

Esta ascensión en la potencia del hígado puede sin embargo ser un peligro para nuestro equilibrio y nuestra salud. Aparece cansancio profundo, a veces también por el cambio de hora. Entonces, hace falta controlar esta energía que puede superarnos. Por la estrecha relación entre las emociones y los pensamientos con la función de los órganos, particularmente con el muy sensible hígado, pueden surgir estados depresivos, insomnios, fases de ansiedad, irritabilidad e incluso momentos de cólera.

Para prevenir esos desequilibrios, la palabra maestra es templanza. Por supuesto hay que vivir esta estación impregnándose de esta energía, pero sin dejarse sumergir. Templar la energía del hígado gracias a ejercicios de respiración y relajación, paseos por el bosque o el campo... Tomemos el tiempo para observar y sentir la naturaleza que se despierta esplendida. Por otra parte, podemos  cultivar las virtudes de la paciencia y la bondad para hacer frente a los estados de rabia que nos pueden invadir.

Algunos consejos prácticos :

Dieta

-          Evitar comer y beber demasiado

-          Favorecer las verduras verdes, y producidas localmente

-          Carnes ligeras, pollo, pescado

-          Evitar los lácteos, al alcohol, el chocolate, el café, el tabaco

Ejercicios

En Medicina Tradicional China, la primavera está relacionada con el elemento Madera y la energía del Hígado y de la Vesícula Biliar. Según la MTC, estos órganos controlan varias funciones :

·         Funciones fisiológicas : el Hígado filtra la sangre, almacena y transforma nuestros alimentos en moléculas asimilables, y produce la bilis.

·         Función energética : gobierna los músculos y los tendones.

·         Función mental : Hígado y Vesícula biliar sostienen nuestras capacidades de organización, planificación y decisión.

Los músculos y los tendones :

La primavera reanima la movilidad del cuerpo, y por ello la flexibilidad y la elasticidad de los músculos y de los tendones son necesarias ; pero en esta estación, el cuerpo es un poco más frágil, sobre todo cuando interviene la energía perversa del Viento, que, según la Medicina Tradicional China, multiplica los efectos negativos del frío y de la humedad.

Las zonas del cuerpo particularmente sensibles son la nuca, la espalda (arriba) y los hombros.

Los signos principales de un « ataque de Viento » son síntomas variados que aparecen en diversas regiones del cuerpo : hoy un dolor de rodilla, mañana una migraña, otro día ojos que pican, escalofríos, …..…

Aquí tenemos algunas soluciones preventivas :

·         Proteger y calentar la nuca y los hombros.

·         Masajear esta zona para mantenerla flexible.

·         Estirar el cuerpo, y sobre todo los flancos laterales.

·         Practicar actividades que favorecen el movimiento de la energía: Shiatsu, Qi Kung, Tai-Chi, Do-In, Yoga, …

·         Estar atentos a la respiración, para poder oxigenar bien la musculatura.

Las elecciones y las decisiones :

Cuando la energía del Hígado y de la Vesícula Biliar están en equilibrio, el deseo de crear, de transmitir, la claridad y la vivacidad del espíritu, la lucidez y la calma, están disponibles…

Sin embargo, si esta energía está demasiada fuerte, se produce enfado, irritabilidad, exigencia exagerada, insomnio, y dolores de cabeza… Y si está demasiado débil, llega la procrastinación : entonces es imposible actuar, ni vivir el momento presente, ni tomar buenas decisiones. Despertar malo, suspiros frecuentes.

Mas recomendaciones para la primavera :

·         Caminatas conscientes largas y de dificultad moderada.

·         Contemplar la naturaleza, maravillarse como un niño…

·         Respetar los biorritmos del cuerpo; dormir, cenar tranquilamente…

·        Una sesión de Shiatsu para ayudar la eliminación de las toxinas