Publicado: 5 de Abril de 2018

Trucos cotidianos para sentirse en armonía en tu cuerpo y tu mente.

Para practicar en toda libertad, sin importar la edad ni el tiempo que le puedas dedicar.

Para cuidar de ti, simplemente.

Aprender la respiración profunda

Todos necesitamos respirar profundamente para poder regenerarnos.

Una respiración profunda y eficiente permite recargar los pulmones con aire puro y distribuir en nuestro cuerpo el oxígeno necesario para nuestro equilibrio físico e espiritual.

Los secretos de la reparación profunda

Respirar por la nariz, con la boca cerrada.

La primera astucia es verificar la buena circulación del aire por tus narinas.

De no ser así, suénate una narina y después la otra sin ejercer ninguna presión sobre la narina que exhala.

La segunda astucia es la postura de tu cuerpo. Enderézate para que tu caja torácica puede elevarse y ensancharse para recibir el oxígeno.

Tal como una planta que se desarrolla cuando asimila oxigeno de calidad, tu entorno influye la eficacia del ejercicio.

Asegúrate que la habitación ha sido ventilada durante el día, y que y que el aire ambiente no es demasiado seco.

 El método de la respiración profunda

:



  • Inhala muy lentamente por la nariz. Siente el oxígeno que llena tus pulmones e infla tu barriga. Inhala durante cinco segundos.
  • Exhala totalmente. Date cuenta del tiempo que tarda. Mecánicamente, puedes exhalar durante hasta diez segundos.
  • Repite el proceso de inhalación/exhalación 5 veces, con los ojos cerrados para escuchar las sensaciones que recorren su cuerpo.

Si tomas consciencia de tu respiración, también te darás cuenta de los momentos en que retienes la respiración, en modo de apnea, a raíz de una situación estresante, una concentración importante, una conversación vehemente.

Identifica estos momentos e inhala y exhala profundamente.


Cuando practicar la respiración profunda ?

Puedes practicar la respiración profunda en plena consciencia en cualquier momento del día. No dudes hacerlo con tus compañeros de trabajo y tu familia.

Practica en un lugar tranquilo, sentado, tumbado, caminando…

Para tener más éxito, te puede proyectar en un entorno donde el oxígeno es puro, como la montaña. Será mejor todavía si visualizas un lugar conocido.

Te deseo una buena práctica!